'Maga se luce en Sevilla en su fiesta de despedida '

No sabemos si este segundo parón en la trayectoria musical de la banda sevillana Maga será un punto y aparte o un punto y final. De momento, sí se puede decir que en la noche del sábado el grupo liderado por Miguel Rivera dijo adiós a sus muchos seguidores. Fue en el emblemático Teatro Lope de Vega de Sevilla. Y, de momento, la situación genera los tres puntos suspensivos de la duda: ¿Continuará esta bella experiencia en el futuro? ¿El idilio entre Maga y su público seguirá a través del recuerdo de los grandes instantes vividos? ¿Tendrán que ser los temas nacidos de la creatividad de la formación los que consuelen a esos amantes de su música? Parece que, tristemente, el sino de esta relación de amor no es halagüeño.

Maga se luce en Sevilla en su fiesta de despedida 
Fotografía de Abraham Arce / Cortesía de Maga

Veintidós años después de su creación, Maga ha dicho adiós. En 2014 anunció otro parón, pero regresó dos años después. Ahora, ¿quién sabe? ¿Lo sabrán sus componentes, Miguel Rivera, Javier Vega y César Díaz?

Pero quedémonos con lo agradable, con la creación musical que Maga ha llevado a cabo durante prácticamente dos décadas, algo muy difícil de lograr en el ámbito del que hablamos. Quedémonos con la herencia que ha dejado la formación, con la riqueza de una banda que la noche del sábado ofreció un espectáculo a la medida exacta de su gran calidad. Ante un público entregado, entre la nostalgia y la felicidad, entre la orfandad que ha de afrontar y la alegría de una actuación que será recordada siempre. Un teatro como el Lope de Vega y un aforo el suyo que se llenó, con el 100% de localidades agotadas al poco de salir a la venta.

Maga se luce en Sevilla en su fiesta de despedida 
Fotografía de Abraham Arce / Cortesía de Maga

Maga representa el lirismo, el buen gusto, la creatividad puesta al servicio del buen hacer. En su concierto del sábado, la banda repasó su trayectoria desde sus orígenes. Todas las etapas pasaron por los temas cantados ante el espectador. Ocurrió  en dos horas que se hicieron cortísimas. Maga, nombre de uno de los personajes de Rayuela, de Julio Cortázar, llevó a cabo una presentación en la que a través de imágenes de fondo el público se zambulló en el recuerdo. Con una rayuela pintada en el suelo se recuperaba un juego desconocido por las generaciones actuales. Y por eso el sábado el grupo quiso cantar y decir adiós jugando. Y así se estructuró el concierto. Las siete casillas de la rayuela como las siete etapas discográficas de Maga.  Desde la casilla inicial al Cielo, como fue llamado este concierto.

Los temas se sucedieron uno tras otro, desde ‘Domingo’ hasta ‘Desde otro lugar’, pasando por ‘Silencio’, ‘Diecinueve’, ‘Por la tarde en el frío de las tiendas’, ‘Agosto esquimal’, ‘Piedraluna’, ‘Medusa’, ‘Sal y otras historias’, ‘Astrolabios’, ‘Des-pi-de’, ‘La casa en el número 3’ o ‘Una piel de astracán’, entre otros.

Gracias, Maga. Ha sido un placer conoceros y disfrutaros.

Fotografía de portada de Abraham Arce / Cortesía de Maga

PUBLICADO POR:

ETIQUETAS

¿QUIERES COMPARTIR ESTE POST?

DEJA UN COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Julia Navarro: “La historia de la humanidad es una historia de hombres y mujeres”