'Interestelar, el festival sevillano que luchó contra el tiempo y salió mojado'

Estamos seguro de que la quinta edición del Festival Interestelar ha sido la más complicada de su historia, después de resistir a una pandemia y teniendo que retrasar las fechas al final le venció la lluvia.

Y es que no es la primera vez que por desgracia tiene que ser suspendido por la climatología, todos recordamos la edición en que sacaron los equipos con grúas y camiones porque el terreno estaba impracticable. 

El viernes fue el primer y único día de Interestelar, según entrabas por el festival notabas que el público estaba desbordando felicidad, los abrazos se repetían por todo el prado y se escuchaba el mantra de “por fin un festival sin sillas”, y es que ha sido una espera que nos ha desesperado a todos y cada uno de los que amamos la música y especialmente los festivales. 

Interestelar, el festival sevillano que luchó contra el tiempo y salió mojado
Fotografía de Ángel Bernabéu

Todo estaba preparado al abrir las puertas, las barras eran suficientes para calmar a un ejército sediento, la oferta gastronómica tampoco se quedó atrás. Comenzó el grupo Club del Río. Quien escribe no pudo llegar a tiempo, y sentí una gran pena puesto que era un grupo que tenía muchas ganas de tantearlo porque aún no lo he visto en directo y sus discos me parecen maravillosos. 

La segunda banda en salir fue Tu otra bonita, a la cual no le faltó energía, complicidad con el público (ya bastante abundante) y que se entregó sin límite. Poco después de terminar empezaron, en mi opinión, los que hicieron el mejor concierto, los Sexy Zebras, aunque empezaron sin lluvia y con un público que ya llegaba hasta la mesa de mezclas y que gritaba desde el primer minuto. 

Ya nos tienen acostumbrados a la energía que desbordan en sus conciertos, pero esta vez fueron más allá; quizás intuyeron que serían de las pocas bandas con la que alegrar un festival que estaba en la cuerda floja de suspender o no. 

A mitad del concierto la lluvia descargó con furia, cosa que no asustó a su público, que paraguas en mano no dejó de cantar las canciones y saltar como si se tratara de una tarde de verano. 

Interestelar, el festival sevillano que luchó contra el tiempo y salió mojado
Fotografía de Ángel Bernabéu

Aunque aún no lo sabíamos, el siguiente artista sería el broche de una noche pasada por agua, Carlos Sadness. Salió ya con una lluvia incesante que le acompañó durante toda su actuación. Tampoco se notó mucho, pues el ambiente era festivo: cantos a cientos, lluvia, paraguas, chubasqueros, cervezas aguadas… todo eran naipes montando una fiesta al marguen de la lluvia.

Terminado el “último concierto”, tomas el camino hacía el escenario, donde ya bastantes personas esperaban valientemente el inicio del concierto de Viva Suecia, que no hace falta aclarar que llenó hasta la bandera. El concierto tardaba en empezar y la lluvia no paraba, el público ya se impacientaba esperando lo peor y precisamente con uno de los cabezas de cartel, cuando de pronto una voz salió por los altavoces suspendiendo el festival, pues lógicamente empezaba a ser peligroso para los artistas y los asistentes. Una decisión acertada y valiente que repercutirá en grandes pérdidas para el festival, cosa que el público no entendió en un primer momento porque en ese preciso momento dejó de llover. 

A pesar de todo, a mi parecer, fue una experiencia y un reencuentro con esos festivales que ya estaban cayendo en el olvido antes de la pandemia que estamos pasando y que ha dado un duro golpe a la música en general (músicos, productores, técnicos…) y que parece que a veces nos olvidamos de ellos. Desde aquí mi cariño y respeto. 

Fotografía de portada de Ángel Bernabéu.

¿QUIERES COMPARTIR ESTE POST?

DEJA UN COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS