'Ángel Rueda: «En la Mostra se ha visto el momento actual de transformación del cine de nuestro país»'

Del 28 de mayo al 6 de junio se ha celebrado en A Coruña la 12 edición de la Mostra de Cine Periférico. Su director, Ángel Rueda, ha atendido a Gatrópolis tras la conclusión de un evento artístico que se ha erigido en un referente para cinéfilos.

Ángel Rueda: "En la Mostra se ha visto el momento actual de transformación del cine de nuestro país"

Doce años de vida contemplan a la Mostra de Cine Periférico de A Coruña. Como director de un evento cultural como éste, ¿qué sensaciones nos puede transmitir al respecto?

La sensación si miramos hacia atrás es de satisfacción, al haber traído a nuestro país un espacio donde la creación cinematográfica es la protagonista. Siempre digo que por esa alfombra roja de nuestro festival pasean las películas. Y haber generado este contexto nos da impulso y energía para, precisamente, en una perspectiva más de futuro, que el  festival sea ese espacio de comunidad que trabaje para hacer que todos seamos mejores. Que podamos crear una sociedad más constructiva. Creemos que el cine es una herramienta ideal para eso.

En las circunstancias en que nos encontramos, ya mejoradas, por mor de la pandemia de la Covid-19, ¿cómo se ha enfocado este encuentro con el cine que nos ha ofrecido A Coruña?

Esta ha sido la segunda edición del festival en pandemia. Ya el año pasado trabajamos mucho en seguir acercando al público. Lógicamente reduciendo mucho la parte presencial, y fomentando más la participación online.  Este año queríamos mantener, aun conservando ese formato con las dos vertientes, presencial y online, esta propuesta generada por la pandemia, pero poniendo el énfasis nuevamente en la parte presencial del festival con una participación importante de cineastas y una presencia mayor también de profesionales. Ello, lógicamente, con todas las precauciones sanitarias pertinentes. Parte del trabajo que tenemos ahora es recuperar entre todos estos espacios que la pandemia de alguna manera nos ha ido secuestrando. En este sentido estamos enfocados a volver a impulsar experiencias colectivas participativas como es un festival de cine.

El evento comenzó el viernes 28 del pasado mes de mayo y ha durado hasta el 6 de junio. Las expectativas de seguimiento por parte del público, supongo, irán encaminadas hacia la conservación del habitual y a la captación de uno renovado, ¿verdad?

La Mostra arrancó, efectivamente, el 28 de mayo, con la puesta en marcha de todos nuestros contenidos online y al día siguiente ya iniciamos nuestras actividades presenciales. Lógicamente, todas las expectativas que pusimos en esta nueva edición han ido dirigidas hacia la presencia del público en las salas y a generar esa “electricidad” que es única y que está en el contacto y el intercambio de los cineastas y el público en vivo. Sobre todo lo que hemos querido ha sido generar esa energía y seguir atrayendo al público joven, con curiosidad, y, sobre todo, con ganas de descubrir cosas en este gran océano que es el cine, dispuesto a sumergirse en él.

Grandes figuras del cine experimental han estado inscritas en la agenda de la XII Mostra, desde Deborah S. Phillips a Tomonari Nishikawa, pasando por James Edmonds. ¿Qué se esperaba de ellos conociendo su trayectoria creativa?

La participación este año de estos grandes nombres del cine de vanguardia como son Deborah S. Phillips, Tomonari Nishikawa o James Edmonds ha supuesto un orgullo para nosotros. Ha sido una experiencia casi vital que participaran en el festival, que vinieran a nuestro país, visitaran A Coruña para mostrar sus trabajos, siendo fuentes de inspiración absoluta para otros creadores y para el público y, sobre todo, poder empaparnos de sus propuestas artísticas. Además de tener la suerte de contar con ellos en A Coruña, poder estar en la sala en las proyecciones de sus películas, e incluso interviniendo en ellas. Por tanto, entre el público y los cineastas existe una comunión que no nos permite otro tipo de cine. Aquí hay una relación directa. Ha sido un honor contar con ellos. Esperamos que el público haya disfrutado y se haya sentido partícipe de una nueva edición del S8.

En clave española, las figuras y las obras de José Val del Omar o de Juan Sebastián Bollaín también han tenido un hueco relevante en la Mostra. ¿Qué nos puede decir de estos artistas?

El programa se completó con dos grandes de nuestro cine como José Val del Omar y Juan Sebastián Bollaín. El primero, ya fallecido hace años, en el 82, y Bollaín que ha estado con nosotros. Tener la obra de estos cineastas ha sido algo excepcional. Primero por lo que suponen para la propia historia de nuestro cine. José Val del Omar ha sido un cineasta innovador, alguien que investiga las formas de hacer cine… su parte tecnológica pero asociada también a una parte más creativa. Sobre todo, Val del Omar lo que subraya con sus inventos y su exploración en las formas de ver y sentir el cine es realmente alcanzar casi un estado místico; esta sensación que nos produce la sala de cine, la oscuridad, en la que podemos vivir otras formas de vida, viajar y amplificar nuestros sentidos. Ha sido un honor contar con la obra de este cineasta de relevancia internacional que merece una difusión mucho más completa. En eso es en lo que va a trabajar el festival, con este programa presentado aquí, itinerante por diversos países para reivindicar esta figura como alguien no sólo imprescindible sino trascendente en la historia del cine.

Por otro lado, Juan Sebastián Bollaín es un cineasta que utilizó el cine como una manera de desarrollar sus proyectos urbanísticos, ya que es arquitecto, y nos viene a demostrar la capacidad que tiene el cine de transformarnos pero también de permitirnos imaginar futuros posibles o hacer realidad nuestros deseos. A través de sus películas pretende hacernos habitar ciudades ideales o soñadas. Su presencia en A Coruña ha sido uno de los platos fuertes porque su apuesta y su manera de enfocar el cine son únicas. Ha sido una oportunidad para que el público pudiera abrir su mente y entrar en su mundo, que es excepcionalmente único.

Al hilo de la anterior pregunta, Esperanza Collado ha estrenado su última obra, y de Bruno Delgado Ramo se ha visto una selección de sus películas. Según su parecer, ¿cuál es el momento actual del cine español que ha acogido la Mostra?

La participación en la Mostra de  Esperanza Collado y de Bruno Delgado Ramo demuestra que estamos en un momento de transformación del cine de nuestro país. Sobre todo porque se amplía la  manera de entender el cine y de trabajar en él. Ambos son cineastas que no solamente desarrollan su actividad a través de la producción sino también de la investigación. En el caso de Esperanza, es una eminente profesora de Bellas Artes en la Facultad de Cuenca y tiene un amplio currículum como investigadora con libros en los cuales pensar el cine es como el eje principal, y  pone en práctica esa parte tan teórica de sus libros a través de sus perfomances y de sus representaciones cinematográficas. Es el caso de Bruno Delgado, un joven arquitecto que está utilizando el marco, el encuadre de la película, como un espacio de reflexión sobre cómo vemos el cine y cómo casi generamos un espacio físico a través de él, como algo habitable.

Todos estos son ejemplos de cómo realmente hay un momento interesante que tenemos que apoyar a través de los eventos cinematográficos, a estos cineastas que no se conforman con una narrativa tradicional, sino que están innovando y reflexionando sobre cómo vemos el cine y cómo queremos que sea. Creo que es un momento interesante por la llegada de todos estos nuevos cineastas que prometen darle una mayor dimensión a la cultura cinematográfica de nuestro país.    

¿Hasta qué punto la irrupción del streaming ha llegado al cine para mejorar la oferta de los festivales y en qué medida para la Mostra ha sido una buena noticia?

Creo que el streaming ya había llegado. No pienso que sea una innovación o una propuesta surgida del confinamiento o la pandemia. En nuestro caso ya veníamos con la intención de amplificar y de hacer llegar el cine  al máximo número posible de espectadores de fuera de nuestras fronteras. En la propuesta del festival ya veníamos implementado varias secciones que se compartían por streaming, como encuentros profesionales, conferencias, masterclasses… e incluso otras secciones del festival, para que aquellos que no pudieran acudir participaran de él. Lo considero realmente como algo normal que esté dentro de la propuesta de cualquier evento cultural. Creo que debe ser un complemento de esa propuesta. La difusión online de los contenidos cinematográficos no viene a sustituir a nada, sino a facilitar una mayor cobertura. Lo importante van a seguir siendo los contenidos y el objetivo que se marque el evento. 

Para finalizar, ¿qué vida le aguarda a la Mostra? ¿qué espera del futuro en cuanto a su continuidad y crecimiento?

Nuestro planteamiento siempre ha sido ir creciendo poco a poco, sin demasiados cambios de ritmo y teniendo proyectos dentro del festival, implementando propuestas… Nuestro objetivo es divulgar la cultura cinematográfica desde todos los ángulos, haciendo más visible un cine desde lo sensorial. Como digo, que ayude a conectar con nosotros mismos más que a desconectar. Hay que subrayar que la experiencia cinematográfica nos enriquece. Y para ello trabajamos, para que el festival no sea sólo un espacio de exhibición, sino de encuentro, que genere en torno a la comunidad cinematográfica un espíritu de diálogo, de apoyo a la producción, al desarrollo de proyectos de cineastas con jóvenes, de educación y didáctica. Ya decía Val del Omar que la capacidad que tiene el cine de amplificar la enseñanza hace que todos tengamos la posibilidad de crear una sociedad un poquito mejor.  Y el objetivo del festival sigue siendo el de complementar todas las virtudes que tiene el cine y mostrarlas en toda su dimensión.

¿QUIERES COMPARTIR ESTE POST?

DEJA UN COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS