'Por qué ‘A 1.000km de la Navidad’ es un must de Navidad'

La Navidad está a punto de terminar. Las luces se apagan, el papel de regalo se tira a la basura, y hay que empezar a recoger los adornos para guardarlos en el armario. Aun así, en estas fechas de reuniones, se aprovechan el sofá y la manta para darle al play y ver las películas navideñas que están en el imaginario colectivo: Love actually, ¡Qué bello es vivir!, Cuento de Navidad (pero la versión de los Muppets, siempre la de los Muppets)… A todas estas habría que sumar A 1.000km de la Navidad.

Por qué a 1.000km de la Navidad es un must de Navidad

Uno de los últimos estrenos de Netflix, que tiene como protagonista a Tamar Novas, narra la historia de un treinteañero, Raúl, que odia la Navidad. Es un Grinch moderno que basa su odio navideño en todas las experiencias pasadas que ha tenido en esta época (y como para no odiarla). Gracias, o por desgracia, a una situación laboral, se ve envuelto en diferentes aventuras navideñas que le hacen replantearse ciertas cuestiones sobre su odio a esta época del año.

Bajo la dirección de Álvaro Fernández Armero, encontramos un filme divertido para disfrutar en familia y con el que, una vez más, se ensalza una de las épocas más bonitas del año, como es la Navidad. Además, tiene momentos entrañables que, sin duda, le hacen ser una buena película para disfrutar en estad fechas. Habla de comprender a la persona que tenemos delante, de compartir y disfrutar. Entretiene, estremece, y pone en valor a la Navidad. ¡La mezcla perfecta! A Tamar Novas, a quien le vemos en un papel fuera de sus registros, entre un huraño y cómico chico, le acompañan Andrea Ros, Verónica Forqué, Fermí Reixach o Peter Vives, entre otros.

Por cierto, ¡sólo quedan 354 días para la próxima!

¿QUIERES COMPARTIR ESTE POST?

DEJA UN COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS